fbpx

¿Cómo reaccionar con mi marca en tiempos de crisis?

Cuando las situaciones que vivimos son nuevas, nuestros sentimientos, pensamientos e interpretaciones también lo son. No somos ni de lejos personas estancas, y vivir situaciones excepcionales nos da la oportunidad de ver las cosas desde una perspectiva diferente.

Me atrevería a decir que de eso va esto: de aprender a mirar con nuevos ojos el mundo, lo que te rodea, y aceptar que muchas cosas que dabas por sentadas se han transformado. Y lo van a seguir haciendo.

De hecho, dentro de una misma crisis las cosas evolucionan, nosotras evolucionamos, y así va a seguir siendo, con o sin crisis. Aunque quizás durante un tiempo de cambios excepcionales las reglas del juego cambian de manera más drástica y son más evidentes.

Cambias tú, cambia tu marca, cambia tu relación con tu proyecto. Cambias, a veces consciente y a veces sin darte apenas cuenta, en crisis y en contextos de “normalidad”. Pero también es así para tu público. Tu cliente también cambia. 

Una crisis da un vuelco. Sentimos probablemente más miedo, o éste es más evidente, y sobre todo convivimos de manera más profunda con la incertidumbre. Pero en realidad si lo piensas con detenimiento, las cosas son así con o sin crisis. Creo que lo que más cambia durante un periodo de crisis es la intensidad.

Hemos visto como las ofertas online, los cursos en abierto, las clases y propuestas en streaming han invadido nuestras bandejas de entrada, nuestras redes sociales y nuestros grupos de WhatsApp. Y analizando muchas de ellas, me he dado cuenta de que la sensibilidad y la empatía son imprescindibles para no caer en el oportunismo.

Una crisis debería volverte más sensible como fundadora de marca o como emprendedora, al menos más empática, pero no debería paralizarte ni crear bloqueos en tu marca que le puedan perjudicar más de lo que ya lo puede estar haciendo el propio contexto de esta crisis.

He pensado y debatido mucho con emprendedoras y público en general, receptores de este contenido en avalancha, sobre cómo actuar en tiempos de crisis. Y creo que mi mejor recomendación es que si tienes dudas sobre si seguir adelante con tus publicaciones o tus campañas y en cómo hacerlo ahora que vivimos tiempos nuevos, es que reflexiones, que analices con el corazón abierto que es lo más sensato y conveniente para ti y para tu marca. Pero sin olvidar que las reglas cambian también para el que tienes delante. 

No es necesario ser la primera siempre, ni torturarte pensando en que vas a perder la ocasión, ni siquiera gritar más que el resto para conseguir ser oída entre tanto ruido. Tampoco se trata de que dejes de publicar, o de crear contenido de valor.

No dejes que te bloquee la crisis. Intenta ser creativa, darle la vuelta a la tortilla, y sigue aportando valor. El mundo sigue necesitando tu luz.

Se trata de actuar consciente, de actuar según tus reglas internas y tus valores, pero con un propósito claro: ayudar al que tienes delante. Aportar tu granito de arena o poner en marcha tu artillería, si es que dispones de ella, para hacer la vida más fácil, más feliz y más bella a los que tienes delante.

E intenta que sea coherente. Porque recuerda que en épocas extraordinarias todos estamos más sensibles y aunque es evidente que rectificar es de sabias y que puedes cambiar el rumbo de las cosas siempre que te lo propongas, cómo abordes la comunicación de tu marca durante esta crisis, puede calar más hondo en tus clientes que en contextos de normalidad.

Al principio me sobrepasó todo el contenido que recibí, y de muchas propuestas ni fue consciente, tanto ruido me dejo sorda, de verdad. Pero ahora que quizás ya me he acostumbrado a esto, o que quizás ha amainado la tormenta, agradezco muchos de los contenidos que recibo. Muchas de mis rutinas en casa se han transformado gracias a propuestas que me llegan de afuera. Sin embargo, no me olvido de esas marcas y emprendedores  que han seguido publicando como si nada pasara, como si nos encontráramos a principios de marzo. Ni de las publicaciones oportunistas que como se dice en lenguaje popular, se les ve el plumero.

Solo necesitas ponerte en la piel de los demás. Si piensas en ellos, en tus clientes, y les hablas de corazón a corazón, normalmente sale bien.   

¡Gracias por estar aquí!
¡Ojalá te encuentres bien!
Un abrazo enorme,
María

 

Leave a Comment