fbpx

Lo que aprendí de una cortina store, y de mi hermana

El otro día con mi hermana mediana intentábamos quitar una cortina store para lavar.  Estábamos en casa de mi madre y no teníamos ni idea de cómo quitarla.

 

Había una forma que parecía la correcta, pero nos parecía demasiado complicada para que fuera la buena. “Casi es imposible que se tenga que hacer esto cada vez”, pensamos las dos.

 

Mi primer pensamiento, después de inspeccionar un poco la cortina y no encontrar vías diferentes para desmontarla, fue: bueno, no pasa nada, desatamos todos los nudos. Y le dice: “Tranquila, ya los ataremos de nuevo con paciencia”.

 

Pensé esto porque suelo pensar que el esfuerzo es la única vía para conseguir las cosas.

 

Mi hermana que es bastante mañosa y se toma tiempo para pensar las cosas, me dijo: “Es imposible, tiene que haber otra alternativa”.

 

Y empezó a dar la vuelta a la cortina, a mirar por aquí y por allá, y volià, encontró los clips de plástico (o como se le diga a estos chismes) que teníamos que desenganchar para que la cortina se separara de los rieles.

 

A veces, cogemos un camino, el que nos parece más obvio sin tener en cuenta las alternativas.

 

De hecho, nosotras tuvimos que buscar alternativas porque la opción más obvia nos parecía poco lógica.

 

Y es que por norma general, a no ser que no se nos presente una dificultad o un problema a resolver, pocas veces pensamos en alternativas. Parece que si algo tiene un recorrido lógico no hace falta pensar más.

 

Las alternativas, sin embargo, son una de las vías creativas que mejor funcionan para encontrar nuevas maneras de hacer las cosas. No porque algo nos parezca obvio o lógico tiene que ser la única vía posible.

 

Buscar alternativas nos ayuda a ser más creativas y encontrar opciones más bonitas, novedosas y estimulantes para nosotras y nuestros clientes.

 

A veces, lo que hacen otras marcas nos parece lo correcto, y seguimos sus pasos, hacemos lo que hacen los demás porque les funciona y nos parece que está bien así.

 

Está bien observar qué están haciendo los demás y explorar otras marcas o negocios para saber qué se mueve en el sector, para entender cómo se pueden hacer las cosas. Pero difícilmente conseguirás transformar y encontrar tu voz si únicamente miras hacia el exterior.

 

Reflexionar y buscar alternativas a los opciones existentes, aún sabiendo y pensando que la opciones que tenemos delante son las correctas, nos da la posibilidad de abrir ventanas, iniciar caminos nuevos que sean más nuestros y más alineados con nosotras.

 

Pensar en alternativas abre posibilidades de transformación. Ocurre como cuando estás dando un paseo y en lugar de mirar solo al frente alzas la vista y descubres nuevos paisajes, bellos, y desconocidos hasta ese momento.

 

Gracias por estar aquí,
Un abrazo enorme,
María

 

 

Leave a Comment